La capacidad de pensar en otros, una habilidad para desarrollar con tus hijos

VER ARTÍCULOS
La capacidad de pensar en otros, una habilidad para desarrollar con tus hijos

La empatía es la capacidad de entender los sentimientos y emociones de otras personas y poder ponerse en su lugar, llegando hasta a imaginar lo que podría pensar o sentir el otro. Con esta habilidad podemos lograr mejores relaciones con otras personas, fortaleciendo vínculos y un mejor desarrollo social.

Ayudar a nuestros hijos a desarrollar la empatía es una forma de guiarlos en la vida pues con ella conseguirán tener mejores relaciones profesionales, familiares y personales; así podrán al otro de mejor manera resolver conflictos, trabajar en equipo, ser mejores líderes, saber escuchar para lograr mejor comunicación, ser menos egoístas, tener compasión y un sinfín de cosas más.

Aunque hay niños que nacen de alguna manera más propensos a desarrollar esta característica, no existe ninguna limitante para que cualquiera de nuestros hijos la pueda tener, como toda habilidad, trabajando continuamente en ella se logrará adquirir.

Para trabajar en la empatía es importante que tu hijo o hija reconozca los diferentes tipos de emociones que existen, para ello desde temprana edad ayúdale a entender las emociones, a reconocerlas y a saber manejarlas, recordemos que todas las emociones son positivas lo importante es saber qué hacer con ellas en determinados momentos y como canalizarlas para bien. De esta manera no solo será el primer paso para el manejo de sus emociones sino también para entenderlas en los demás. Cuando es menor de tres años lo puedes hacer mostrándole caras que expresen las diferentes emociones y explicando de manera simple que son. A medida que va creciendo en muy importante que mantengas el dialogo, de 3 a 5 años, puedes hacer juegos de rol que le permita entender el impacto de las situaciones en las emociones de él o ella y en los demás, igualmente aprovecha las situaciones diarias para ayudarle a desarrollar la empatía con los demás, por ejemplo cuando le quita un juguete al otro y este llora, ayúdalo a reflexionar preguntándole cómo se sentiría si también le quitaran el juguete, después ayúdalo a comprender que podría hacer para cambiar esa emoción en el otro, llévalo a pensar en el otro poniéndose en su lugar,  también puedes guiarlo a ser consciente de las consecuencias positivas y negativas de sus actos en los demás, por ejemplo, ¿si viste como tu tía sonrió cuando compartiste con ella tu juguete?

A medida que va creciendo ve evolucionando en los diálogos con él o ella sobre las consecuencias de sus actos en la vida de otros, ayúdalo siempre a pensar en los demás, por ejemplo, en navidad llévalo a comprar los regalos de otros, que piense como podría hacer feliz a otro escogiendo algo que le pueda gustar. Ideal si también trabajas para que entienda como poder ayudar a personas menos favorecidas, enséñale que no necesariamente tiene que compartir algo material, muchas veces con una sonrisa o un gesto amable basta. Cada situación por pequeña que sea aprovéchala para que haga una reflexión sobre el impacto en otra persona.

Tu ejemplo es importante en el proceso, enséñale simples detalles para pensar en otros, muéstrale como reconoces en tu vida las emociones en los demás, especialmente en la relación de los dos, comprende siempre sus emociones, escúchale y ponte en su lugar.

De esta manera lograrás que tu hijo o hija, sea una persona con una alta capacidad de empatía.


Escrito por el equipo Mom&Pro